AGRICULTURA DE PRECISIÓN PARA LOGRAR MEJORES RESULTADOS EN OLIVAR Y ALMENDRO DE SECANO

En los últimos tiempos, los costes para los productores agrícolas se han disparado hasta tal punto que está peligrando seriamente la viabilidad de muchos de sus proyectos. Subidas de precios que en ocasiones rondan el 200% en campaña, como ha ocurrido recientemente con la urea, que en 2020 cotizaba a 343 euros la tonelada y que a fecha de hoy el precio de este fertilizante nitrogenado se cotiza a 652 euros la tonelada. ¿Cómo se puede hacer frente a esta situación? Desde el Cluster Aragonés de Medios de Producción Agrícolas y Ganadero (Campag) lo tienen muy claro: invirtiendo en tecnología para que el abono sea lo más eficiente posible y cada kilo de urea aplicado vaya directamente al árbol, lo que favorece su productividad.

Y este es el principal reto del Proyecto Agricultura de Precisión en Olivar y Almendro de Secano (APOYAS), gestionado por CAPAG y BMC Agrícola, y en el que participan la Cooperativa Agrícola Virgen de los Pueyos, la Cooperativa Agrícola de Borja y la Universidad de Zaragoza. Una propuesta que tiene como objetivo desarrollar un sistema de control que permita a una abonadora centrífuga de discos suspendida realizar las tareas de abonado en plantaciones de olivos y almendros de secano de manera eficaz y reduciendo la cantidad de fertilizante empleado entre un 40% y un 60%.

La empresa responsable de desarrollar este sistema ha sido BMC Agrícola que ha incorporado en sus máquinas elementos como el localizador doble para evitar tirar abono en el centro de la calle donde no le llega alimento al árbol, y sensores electrónicos que permiten aplicar el abono en las proximidades del tronco del árbol facilitando así su rápida absorción y reduciendo las pérdidas de abono por lixiviación.

«Esta nueva forma de trabajar permitirá proteger la estructura del suelo, manteniendo la misma calidad y cantidad de producción de los cultivos»

En el proyecto APOYAS se desarrolla la fertilización de precisión en olivo y almendro apoyando el localizador con un sistema de inteligente que detecte la copa del árbol para aplicar solamente en las zonas cercanas al tronco y que sea capaz de geoposicionar los trabajos realizados para obtener un registro del abono por árbol. «De esta manera, se controla la dosis aplicada en cada árbol y se conecta a un servidor en la nube para guardar los datos en un cuaderno de campo digital. De esta manera, seremos capaces de recibir una prescripción de abonado para abonar cada árbol según las necesidades existentes y se podrá realizar un plan de fertilización racional utilizando mapas de suelo, análisis de nutrientes e imágenes multiespectrales para que nos den la información del estado nutricional de la parcela», apuntan desde el Campag.

Beneficios

Una metodología de trabajo que beneficia considerablemente al sector primario. «Por una parte, lo hace a través del ahorro económico tan importante del uso de abono que supone también la posibilidad de, con la misma inversión, utilizar abonos más caros de alto rendimiento para aumentar la productividad. Y, por otra, no hay que olvidar los beneficios al medioambiente, una consecuencia directa de su uso, ya que se logra una gran optimización del abono y no se distribuye mas que en la base del árbol donde se requiere», explica Marta Bes, gerente de BMC Agrícola, empresa especializada en la fabricación y distribución de abonadoras y sus componentes desde hace más de 25 años, que en este estudio se han encargado de desarrollar esta técnica de sónar que pretender evaluar y cuantificar tanto el ahorro como el aumento de productividad.

Además, esta nueva forma de trabajar, «permitirá minimizar la cantidad de abono que se utiliza, protegiendo la estructura del suelo, lo que conlleva el ahorro de costes, manteniendo la misma calidad y cantidad de producción de los cultivos y respetando el medioambiente. Con esta abonadora con lector láser de árbol frutal se va a utilizar una tecnología de precisión 4.0 aplicada al campo, explica Ricardo Mínguez, gerente de la Cooperativa de Borja.

Fuente: Heraldo de Aragón
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad