ANDALUCÍA CONVOCA AYUDAS POR 82 MILLONES DE EUROS PARA LA INDUSTRIA AGROALIMENTARIA

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha informado al Consejo de Gobierno de la inminente convocatoria de una nueva línea de ayudas a la industria agroalimentaria andaluza por un importe total de 82 millones de euros en el marco del Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2014-2020.

Se trata de incentivos destinados a inversiones materiales o inmateriales en transformación, comercialización o desarrollo de nuevos productos agrícolas.

La anterior convocatoria de estas ayudas tuvo lugar en 2018, pero ante la gran demanda de solicitudes el nuevo Gobierno andaluz amplió el presupuesto inicial de esa convocatoria en 30 millones de euros adicionales. La rápida resolución de la convocatoria pone de manifiesto una mayor capacidad de agilización de la Administración regional.

La nueva convocatoria contempla tres líneas de ayudas, una para pequeñas y medianas empresas, otra línea para grandes empresas y otra específica para el sector del olivar, informaron fuentes de la Junta de Andalucía.

La primera de las líneas, dirigida a las pymes agroalimentarias con excepción del olivar, así como de las pesqueras (que tiene sus convocatorias de líneas de ayudas específicas), cuenta con un montante total de 30 millones, mientras que las ayudas a las grandes empresas disponen de una partida de 20 millones.

Finalmente, a las industrias del sector del olivar, que incluyen tanto a la oleícola como a la aceituna de mesa, se destinan otros 32 millones de euros.

El sector agroindustrial andaluz es estratégico para la economía andaluza. La industria agroalimentaria de la comunidad constituye una actividad de primera magnitud en la estructura productiva regional, pues supone el 20% del total de industrias de Andalucía y el 24% del empleo generado por la actividad industrial en la región.

Este tejido agroindustrial está constituido, en términos generales, por empresas de pequeño tamaño, pero de una gran importancia en la generación de empleo y a la hora de fijar la población al territorio. Estas empresas avanzan, cada vez más, en la mejora de su competitividad, sostenibilidad, innovación, internacionalización y en calidad de los productos, así como en la incorporación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Fuente: Agrodiario